Empresas innovadoras siguen un modelo humanista

Usted se ha imaginado trabajando en una compañía donde su objetivo diario, personal, colectivo y para la empresa sea ser feliz y que a partir de ello, realice funciones acorde con sus ideales, conocimientos y capacidades; o lo que es mejor, poder escoger al que será su jefe inmediato…

Ha deseado un trabajo en el que no tenga horario fijo, en el que, pueda estar en la sección acorde con sus propósitos, no tener un sitio específico o lo que es mejor, trabajar en remoto desde su casa o, ¿qué tal poder decidir el color de las paredes de su entorno laboral o el estilo de su puesto?

Suena como de otro mundo, pero en realidad es un modelo de trabajo que está practicándose cada vez más en el mundo.

Se trata de la orientación de gerencia humanista, “gestión centrada en el ser humano, que con hechos concretos de sostenibilidad financiera, social y humana ha demostrado que es posible manejar una empresa dándole mucha libertad a los empleados ‘cediendo el control’”, dice Carlos Largacha, vicerrector de Investigación de la Universidad EAN.

Largacha adelantó una investigación con la Red Global de Gerencia Humanista, egresados del Doctorado en Ética de los Negocios de la Universidad St. Gallen (Suiza), cuyo grupo de trabajo editó un libro en el que se recopilan las experiencias de trabajo y desarrollo de 19 compañías exitosas en el mundo, que practican este modelo.

Principios de libertad

Estudiando el modelo de gerencia humanista, la mayoría de las empresas que se rigen bajo sus principios se caracterizan porque nadie está pendiente del horario de sus empleados, no existe una pirámide jerárquica, los trabajadores forman parte de la junta directiva y en conjunto toman las decisiones estratégicas de la empresa, ya sean financieras, de mercadeo, inversión o laborales.

Otra característica interesante de estas empresas es que mantienen una visión crítica del sistema educativo universitario, buscando apoyar iniciativas de educación no formal.

Además, reducen al máximo las diferencias e igualan las condiciones laborales, nivelando las funciones para que todos trabajen por la felicidad y no por un empleo, lo cual se traduce en productividad.

CRECER NO ES IMPORTANTE, SÓLO QUE LA GENTE SE APASIONE CON LO QUE HACE

Semco, un conglomerado de empresas en Brasil, que abarca diferentes unidades de negocio en sectores de la industria, los servicios, las finanzas y los nuevos negocios, con más de 5.000 empleados, es una de las pioneras en el mundo de este modelo innovador, cuyas compañías crecen por encima del promedio, con rentabilidades superiores y tasas de rotación de personal muy bajas.

De esta compañía brasilera estuvo en el país, Joao Vendramim, uno de sus directivos, que no tiene cargo definido, pues allí no existen, así como no hay jefes o coordinadores de áreas, ni tienen una misión, una visión, ni planeación estratégica o un plan financiero a cinco años, máximo son de seis meses, pues no les importa crecer, sólo ser sostenibles financieramente, “sólo contar con gente apasionada por lo que hace”, dice Joao, quien añade que su éxito está en “la libertad con responsabilidad”, a lo que afirma que en su compañía existen unos principios básicos de este modelo: seriedad, transparencia, respeto, responsabilidad, libertad y corresponsabilidad con quien los rodea.

Este grupo de empresas está germinando en Colombia y ejemplo de un trabajo similar de gestión humanista está ya funcionando en Bancóldex, Acción Fiduciaria, Views y City Parking, con resultados de sostenibilidad y desarrollo a niveles destacados cada año.

Fuente: Portafolio.co

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*