¿Por qué las empresas no concretan las estrategias?

estrategia.jpg

Vea si se identifica con este ejemplo: una firma tecnológica estaba ideando cómo integrar servicios para sus clientes más importantes. Luego de una planeación, la administración sénior decidió asignar ejecutivos experimentados a una docena de estos clientes y darles autoridad para manejar las cuentas de principio a fin. Lo que la gerencia no tomó en cuenta es que no podía prescindir de muchos de sus mejores ejecutivos de ventas para encargarse de estas funciones; que los sistemas financieros de la firma no podían proveer información adecuada cliente por cliente, y que sus programas de investigación apuntaban a nuevas tecnologías en lugar de soluciones integradas.En este caso, nadie se hizo responsable de la falta de ejecución estratégica.    Todo mundo se sentía individualmente exitoso, aunque la compañía experimentaba un fallo colectivo. Permítanme sugerir un factores psicológico subyacente que a menudo causa que se descarrilen las estrategias: Discrepancia pasiva.  Es improbable que todo mundo en una organización coincida en todos los matices de un cambio importante de estrategia. Estas discrepancias pueden basarse en la lógica, la experiencia o la incomodidad con el cambio o pérdida de poder. En cualquiera de los casos, si la cultura de la compañía no fomenta disensión, la resistencia se volverá subterránea. La gente vociferará su apoyo pero de hecho no hará nada para ayudar con la iniciativa.    

No tema confrontar a sus colegas por lazos de amistad :  En la mayoría de las organizaciones donde se fomenta el trabajo en equipo los gerentes dudan para enfrentar a los colegas que no participan plenamente de un cambio de estrategia. Y ello se debe a que temen hacer olas y dañar la relación que se ha creado con los colegas. En cambio, intentan esquivar la resistencia y terminan quedándole a deber a la estrategia, buscando con ello resguardar el clima laboral. Fuente: LaRepublica.com.co    Tags: #BuscojobsColombia  #Empleo #Trabajo #LaRepublica

Ver fuente original: http://www.larepublica.com.co/node/11409

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*